Páginas

martes, 21 de mayo de 2013

Colaboración: La predicción del astrólogo, Teo Palacios


Os dejo con otra reseña de Juan. Espero os guste.



La predicción del astrólogo – Teo Palacios

Tercera novela de Teo Palacios después de «Hijos de Heracles» y «El collar Maya». Ediciones B y portadón de Alejandro Colucci. Teo Palacios presenta en esta obra un cuadro amplísimo de las taifas de Al-Andalus durante el siglo XI, un complejo tablero capaz de enloquecer a cualquier autor que intente abordarlo, pero que Teo resuelve con una prosa ligera sin sobrecarga de detalles. No he podido evitar medir la novela con el rasero de «El puente de Alcántara», de Frank Baer (obra de soberbia recreación, si bien espesa a ratos, y con tendencia a divagar por hilos que no lo merecen), ya que ambas obras comparten personajes como el poeta Ibn‘ Ammār, IbnZaydūn, Al-Mutadid, Al-Mu’tamid, etc., o momentos puntuales como el protagonizado por el obispo Alvito de León y los huesos de San Isidoro de Sevilla.

Centrándome en «La predicción del astrólogo», esta novela no es –gracias a Dios– un libro que sostenga su interés en un nudo de tensión mistérico-misteriosono resuelto hasta la última página –tan dadas son a estos ardides pseudoliterarios propios del bestseller, más bien del fastseller, las novelas históricas de última generación–; es un mosaico profusamente documentado de personajes y localidades, un texto que abunda en descripciones escénicas. Uno podría pensar que deambula por el marco exótico de un mundo imaginado tipo «Conan, el bárbaro» o «Canción de hielo y fuego» si no fuera porque estamos en nuestra propia tierra. Esto ocurrió. Nuestra tierra era como Teo Palacios la dibuja en su libro. Y ésa es la magia del texto: la capacidad de pasear por un entorno tan lejano, tan cercano, y bañarnos en el encanto de nuestro propio pasado.


Me habría gustado rescatar el nombre andalusí de las poblaciones que se nombran, pero Teo Palacios explica en las primeras páginas por qué ha optado por la nomenclatura contemporánea. Cuestiones formales aparte, decir que «La predicción del astrólogo» guarda una sorpresa hacia el final, cuando ya la obra está madura. La cuarta parte nos entrega a un Ibn Abdūn –el gran protagonista, personaje histórico– perdido en el Magreb, desterrado, errante, cuya vida se hunde a ojos vista. Es lo que más me ha gustado. Para mí, la cuarta parte es la Novela con mayúsculas. Narrada en primera persona, y con un lirismo poético propio del poeta Ibn‘Ammār, Ibn Abdūn narra la génesis de la oleada almorávide, episodio histórico que yo no conocía demasiado bien. Recordemos que los almorávides eran beréberes (ellos prefieren su nombre auténtico: pueblo amazigh, o imazighen) y recordemos que los beréberes no eran ni son árabes, sino un pueblo con identidad propia que hablan su propia lengua, el tamazight, y que antes de ser musulmanes fueron cristianos, y que antes de ser cristianos tenían su propio y muy rico sistema de creencias religiosas, muchas de las cuales han sobrevivido a las dos religiosos monoteístas y perviven hoy día (dato curioso: se menciona, entre muchos otros, al clan beréber de los inhāŷa, que pasaron a la península ibérica y se establecieron en ella dejando algunos topónimos como «Cenay » [Serranía de Ronda, municipio de Júzcar, Málaga] alquería despoblada en el siglo XVI, topónimo cuya ruta evolutiva es *inhāŷin > Cenajén > Cenay; sin olvidar el cercano arroyo «Cenegil»).

La cuarta parte de «La predicción del astrólogo» es, a mi juicio, lo más jugoso de la novela. Una narración cercana, dramática, hermosa. Ibn Abdūn se convierte en el poeta Ibn‘ Ammār. Su voz se recibe con agrado,un viaje por el norte de África que no olvidaréis.

3 comentarios:

  1. Entonces... Le ha gustado??
    La recomiendas??

    ResponderEliminar

  2. ¡Hola! he abierto mi blog hace aproximadamente un mes, y te escribo porque me gustaría que lo conocieras haciéndome una visita. Espero que te guste y que pueda verte a menudo por él. Yo también me iré pasando por tu blog.
    Un saludo y gracias.
    http://humanidadesyalgomas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Pues lo he leído estas semanas y esta misma semana saco también mi opinión. En general coincidimos, ha sido una buena lectura
    Besos

    ResponderEliminar