Páginas

martes, 6 de junio de 2017

Sombras de agua – Félix G. Modroño


Reseñar a este autor es siempre un placer, pero también toda una responsabilidad. Esta que escribe no es escritora, ni crítica literaria, tan solo una lectora empedernida, que se ve con un peso muy grande sobre los hombros cuando se pone a compartir su opinión. Pero conste en acta que es solo eso, mi opinión sobre la novela de un autor.

Hoy, el autor es Félix G. Modroño, y para él solo tengo alabanzas tanto para su persona, como para sus novelas. Me encanta su forma de escribir, sus personajes, cómo nos hace viajar a través de las palabras.
Sombras de agua es la tercera novela de la serie de Fernando de Zúñiga. ¿Es necesario leer las otras dos antes que esta? No. Son conclusas; quizás si empiezas por esta tercera, te quedes sin conocer a fondo vivencias del pasado, pero el autor te deja pinceladas a lo largo de la novela por lo que al final te enteras de todo lo que ha pasado anteriormente.
Sin embargo, si podéis, no dejéis de leer las dos anteriores porque son sorprendentes y muy adictivas. La primera es La Sangre de los crucificados, y la segunda Muerte dulce.



Las tres novelas pertenecen al género histórico, pero yo afinaría un poco más y diría que nos encontramos antes un suspense histórico. Es verdad que las dos primeras tienen mayor carga de suspense que esta, pero vamos, comparten mucha de las características de estos dos géneros.

Sus personajes protagonistas, Don Fernando y Pelayo, tienen en esta ocasión una importante misión diplomática y tienen que partir hacia Venecia. Mientras en la Sangre de los crucificados, viajamos a Madrid, Sevilla y Salamanca; en Muerte dulce al País Vasco; en Sombras de agua la acción transcurre entre Valencia y Venecia, siendo esta última el escenario principal. Es una de las cosas que más me gustan del autor. Cuando va escribiendo va haciéndote viajar, vas paseando por sus calles, “viendo” sus monumentos, visitándolos como si estuvieras allí. Si después de leer esta novela, viajaras a Venecia, podrías pasear entre sus calles y te sentirías un poco más como en casa.

Es una novela convergente. Al inicio se nos plantean varios hitos históricos, varias piezas del puzzle que iremos encajando a lo largo del libro. Es una novela trabajada, el autor intenta dejar todas las piezas encajadas.  Se nota el gran trabajo de documentación. En eso le pondría un 10, la nota máxima. 

Tenemos por un lado esa misión diplomática: en 1684, Europa intentaba no ser conquistada por los Otomanos. Para luchar contra ellos, el Papa de aquel entonces, Inocencio XI, propone iniciar una Liga Santa, que todos los pueblos cristianos se unan para luchar contra los turcos. El problema que se le plantea a España es que no tiene destacamentos que mandar, y económicamente no anda bien como para hacer frente a esa unión. La reina decide mandar a Don Fernando para que ayude a convencer a los venecianos a que se unan a la Liga Santa.
Además nos encontramos con el robo de una de las reliquias más importantes, el Santo Grial; un cónclave científico que gira en torno a Aristóteles; la liberación de una esclava a manos de Pelayo; y unas muertes extrañas cuya investigación corre a cargo de Dos Fernando quien va conociendo Venecia y a los venecianos, sus usos y costumbres, su historia, de la mano de Elena Corner Piscopia.

Esas son las piezas que tenemos que ir encajando. ¿Cuáles son los nexos comunes entre las piezas? Aaaahhhhh. Para eso tenéis que leer la novela.

Personalmente he disfrutado mucho con la novela, pero he echado de menos ese peso que tenía el suspense en las dos novelas anteriores. Quizás me ha costado un poco más engancharme a la trama debido a ese contenido histórico. Quién me conoce sabe que este género es una de mis asignaturas pendientes. Pero como siempre, he vibrado con cada una de las aventuras de estos dos personajes.


Góndolas, máscaras, música, muertes, sangre, venenos, puñales y amor. Unos ingredientes perfectos para una buena historia.  Pero tengo una espinita clavada, una pregunta que hacerle al autor cuando lo vea. ¿Qué tiene contra los protagonistas? ¿Por qué los hace sufrir tanto? Espero que haya una cuarta novela y podamos ver como Don Fernando y Pelayo se desquitan de tanto sufrimiento. Gracias, Félix por seguir haciéndonos disfrutar con tus historias. 

11 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Este tipo de novela suele gustarme mucho así que apuntadas las tres, ahora solo necesito tiempo, jejeje.
    Besos y feliz martes.

    ResponderEliminar
  2. El autor me da curiosidad, no descarto para nada leerlo.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho conocer a Zúñiga y me pena no haber podido leer los dos anteriores de esta saga aún.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Es la única novela que me falta por leer de la saga del doctor Zúñiga, espero poder hacerme pronto con ella o me va a dar algo. Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy buena reseña Violeta, yo he leido otras dos novelas de Felix, no las que mencionas, y me gusta mucho como escribe pero en esta ocasión el tema no me atrae... Aún asi la apunto porque nunca se sabe!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  6. A mi me conquistó Zuñiga. Quiero leer pronto los anteriores.
    Un beso ,)

    ResponderEliminar
  7. Ya decia yo que con tanta historia no te habria gustado mucho, pero pasando en Venecia, seguro que esta genial :) gracias por la reseña!
    Besotes de los gordos!

    ResponderEliminar
  8. A mí me gusta la novela histórica, esta época me flipa y Venecia más, así que apuntado queda..Además no he leido nada de este autor.
    Gracias por tu reseña guapísima
    Un besoo

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho la novela histórica, así que creo que seguiré disfrutando mucho en compañía de Zúñiga.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Me gusto léerla. Me resulto muy entretenida.

    ResponderEliminar
  11. Hola! No conocía al autor y lo cierto es que los dos géneros me gustan, tanto histórico como suspense, pero lo que ya no tengo tan claro es que me parecerán juntos... jeje
    Nos leemos!

    ResponderEliminar