Páginas

lunes, 29 de enero de 2018

Te quiero (casi siempre) - Anna Llenas

Hoy os traigo un libro que me ha enamorado y que tengo que confesar que aun no se lo he leído a Nuria. Es infantil, pero creo que nos sirve más a nosotros que a ellos. Es más, sin decirle de qué iba, se lo he contado a mi marido, y lo primero que me ha dicho es: ¡Pero eso no es para niños, es para nosotros, para los matrimonios! Y cuanta razón tiene.


Te quiero (casi siempre) es un libro infantil que está aconsejado para mayores de 7 años. Como siempre digo, cualquier libro se puede contar a cualquier edad, solo hay que cambiar cómo lo contamos, es decir, buscar palabras que ellos puedan entender y hacerlo cortito y directo. Pero para sacar el jugo máximo al libro, mejor un poquito mayores para que sepan de qué estamos hablando.

Está escrito por Anna Llenas, autora también del archi-conocido El monstruo de colores, que ya os traeré otro día porque es otra maravilla. Tienen ambos dos, unos dibujos peculiares y sorprendentes. No es un libro detallista, solo tenemos una imagen por página sobre fondo blanco. Llamativa, y con trazos reconocibles. El colorido es lo que más llama la atención, y por supuesto el dibujo tiene expresión, destaca y enternece.


En este caso tenemos dos protagonistas: un bicho bola llamado Lolo, y una luciérnaga llamada Rita. Se quieren y somos testigos de lo que les gusta de cada uno de ellos.
A Lolo le gusta que Rita sea ligera y delicada, brillante e imaginativa, y que vuele rápido y alto. Mientras que a Rita le gusta de Lolo su independencia, su fuerza y resistencia, su aire de misterio y que tenga siempre los pies en el suelo.
Pero llega un día en el que todo le empieza a molestar, lo que antes les llamaba la atención y les gustaba, ahora les chirría y se disgustan. Hasta que deciden ablandar aquello que no le gusta al otro. Lolo intenta que su armadura no sea tan dura mientras que Rita intenta no ser tan luminosa y darle algo de protagonismo a él. Así, una página tras otra, nos cuentan lo que hacen para mejorar la convivencia, terminando como podéis imaginar diciendo lo mucho que se quieren.


Una joya, una auténtica joya. A mi me ha calado hondo, enterneciéndome en ocasiones, haciéndome sonreír en otras, y por supuesto haciéndome pensar en como mejorar aquello que pueda molestar a mi pareja.

En niños, pues creo que podemos usarlo para enseñarles lo que es la diversidad; cuando se peleen con sus amigos por algo; para demostrarles que la convivencia no es fácil, no solo entre pareja sino también entre padres e hijos. Se me ocurre también que podemos enseñarles que a pesar de estar enfadados o molestos, siempre nos querremos porque somos diferentes y esas diferencias puede gustarnos o molestarnos... No se.. Se me ocurren muchas cosas para trabajar con ellos gracias al libro.

¿Lo conocíais? ¿se lo habéis contado a vuestros hijos/sobrinos?

miércoles, 24 de enero de 2018

Hotel Vendôme - Danielle Steel


Como ya os comenté en la entrada anterior, he vuelto a Danielle Steel después de muchísimo tiempo. Cuando empecé a leer romántica, me dio por varias autoras, entre ellas Danielle, y me leí todo lo que había de ella en aquel momento, recurriendo a las Bibliotecas para ello. Y recuerdo que disfruté mucho con ella. Me gustaba su estilo y sus historias.

Pero tal como me avisó Violeta, mi tocaya bloggera, Hotel Vendôme, no es el mejor de esta autora. Así que me he sentido un poco decepcionada al terminar la historia y ver que la vuelta a Danielle Steel no ha sido como yo me esperaba. Ahora me crea la duda de si el pasar de los años (no digo madurez porque no creo haber madurado mucho, :p ), ha hecho que cambiaran mis gustos o es este libro en concreto. No se.. ahora me da miedo coger otro libro de esta autora por si pierdo el buen recuerdo que tengo de ella.

¿Qué percepción me ha quedado de la novela? Pues algo rara, la verdad. Me he quedado esperando. Es decir, que me he sentido como si la historia no hubiera llegado a explosionar en ningún momento. De la manera que nos la iba contando, me sentía como cuando un autor te va describiendo una escena de tal manera que tienes la idea de que va a llegar a un punto álgido y explosivo, algo que te asombra, que te deja boquiabierta; como si fuera un  prólogo... pues el libro es así TODO él. No llega nunca la explosión.

Es una historia bonita, agradable, tierna en ocasiones, pero que me ha dejado fría en su totalidad. Sigue siendo una autora que pone mucho hincapié en la vida familiar. Ha escrito sobre muchísimas clase diferentes de familia, y siempre lo hace de manera magistral, porque sabe darnos donde más nos duele. Sin embargo esta me ha parecido algo sosita.

Los personajes están trabajados, cada uno con su personalidad y sus problemas y virtudes. Pero es la trama en conjunto la que no ha cuajado en mí.

En fin, ha sido una vuelta a Danielle Steel algo sosita y como diría Arguiñano, sin fundamento. ;)

¿Habéis leído a esta autora? ¿Qué libro, más o menos actual, os ha gustado más? Lo pregunto para darle otra oportunidad.

lunes, 22 de enero de 2018

Inquietudes semanales

¡Buenos días de lunes!

Acabo de darme cuenta que estamos a 22 de enero y he empezado a hiperventilar. ¡Lo rápido que pasan los días!
¿Cómo os está yendo enero? Aquí una intentando encontrar hueco y por ahora no llevándolo del todo mal. Tras un diciembre caótico, he encontrado en enero un poco de calma personal, e intento llegar a todos los propósitos que me he marcado para año nuevo. Uno de ellos era seguir en este rinconcito y visitaros a todos, y aunque no todos los días, pero lo voy consiguiendo.


Mi mundo sigue siendo muy parecido al del 2017:
Sigo con la academia de inglés preparando el B2 aunque cada día que pasa me siento menos preparada para aprobarlo. Es difícil de narices. Así como el B1 fue un paseo, este me da pánico atroz, pero bueno, seguimos estudiando.

Además, sigo con mis clases de Fotografía y mis prácticas, y la verdad es que le estoy sacando partido y en cuanto puedo me llevo la cámara a todos lados. Interesante 100%

Sigo con la matronatación disfrutando de Nuria y sus adelantos en la piscina, aunque cuando algún virus hace acto de presencia tenemos que dejar las clases apartadas para la siguiente semana.

Cuando las responsabilidades me dejan, encuentro momentos para seguir leyendo. Ayer mismo empecé un nuevo libro, Hotel Vendôme de Daniell Steel. Leí muchas de sus novelas cuando más joven y la dejé apartada, creo que ya era hora de volver a disfrutar de esta autora. Ya os contaré.


Sigo con la Disciplina positiva (DP) aunque voy muy lenta con el libro de Jane Nelsen, pero para paliarlo, me he apuntado a un curso online con Bei M. Muñoz de Trigriteando, y la verdad es que es una manera más amena de llegar a la DP, y me está sirviendo muchísimo para entenderla.
Además sigo con el curso online de Álvaro Bilbao, El cerebro del niño. Interesantísimo, en serio. Ya me quedan muy pocos capítulos para terminar con el curso y me está dando pena. Suerte que es de por vida, ejem.. es decir que puedes entrar cuando quieras para revisar aquello que te interese.

A todo esto hay que añadir todos los libros/cuentos que le cuento a mi pitufa, los paseo al sol cuando nos dejan las temperaturas, las manualidades, los quehaceres diarios...
Ah, y mi cuñada me ha regalado el libro de Gracias, mi cuaderno para disfrutar cada día de los pequeños placeres y me está gustando bastante porque hace que abramos los ojos a los pequeños momentos.


En fin, dentro de mis caóticos días, intentaré encontrar pequeños momentos que poder dedicaros tanto en este blog como en vuestros rinconcitos.
Y poniendo en práctica lo aprendido en este cuaderno:

Gracias por leerme y estar aquí, por compartir vuestro tiempo conmigo. Muchas gracias.

jueves, 18 de enero de 2018

Los tres cerditos - Xosé Ballesteros y Marco Somá


Hoy os traigo el libro favorito de mi pitufa. Nuria tiene ya 25 meses, 2 años y un mes para aquellos que se pierdan con los meses. No, no es ironía ni nada,  yo aun me pierdo, para que mentiros. Cuando te quedas embarazada, empiezas a hablar por semanas; luego cuando nace, por meses... y no, no llevaba bien ni una cosa ni la otra.  En fin, a lo que íbamos, el libro.

No soy muy de clásicos, la verdad. Desde que Nuria llegó al mundo, los evité a toda costa. No me gustan, siempre encuentro algo que me chirría y que me echa para atrás. Os pongo como ejemplo El patito feo: bajo mi punto de vista, más que enseñar a que todo el mundo es diferente y que la belleza está en el interior, enseña que hasta que no eres un cisne, nadie te quiere. Sí, lo se, me lo tomo muy a la tremenda pero.. nada, me sigue chirriando. Sin embargo está claro que a los niños les apasiona y me tengo que inclinar ante ellos y darles el hueco que se merecen.

Este es el caso de esta joya. Porque sí, aunque no me gusten los clásicos tengo que confesar que me he enamorado de este libro, a base de leerlo una y otra vez en bucle. Su frase favorita tras terminar el libro es: "otra vez". Y es algo que me encanta escuchar. Eso sí, hasta que llega la tercera vez y estás deseando que el lobo se queme el culo y no vuelva más, nunca jamás.

Dicen que cuando los niños repiten una y otra vez un libro o una película, es porque hay algo que están madurando, que aun no entienden, que les apasiona, que les aterra o divierte. No se en qué punto estamos con Los tres cerditos, si hay algo que no logra entender, si está madurando algo, o le aterra el lobo pero es masoca, jajjaja, pero después de hablar con mamis de otros compañeros de guardería, parece que este libro es el favorito de la clase.


Es un libro con unas ilustraciones muy cuidadas. Son bonitas, luminosas, coloridas y además con muchos detalles. Antes solo pasábamos por las páginas de puntillas e íbamos al cogollo de la acción. Pero ahora nos llevamos mucho tiempo por página descubriendo cada esquinita, describiendo cada uno de los seres que aparecen en el cuento, e incorporándolos a la historia. Suerte que tengo inventiva y voy añadiendo personajes al asunto. Aunque me tendríais que ver quemando neuronas pensando: "A ver como narices meto yo al caracol este en la historia". Pero es divertido, salvo cuando llegas a la tercera vez que lees el libro: te vas comiendo partes, te saltas personajes,  y ella diciendo, noooo, así noooo.  En fin..

Otra cosa que he descubierto de los clásicos es que cada libro es diferente, tienen otro final, o lo cuentan de otra manera. Le leí durante una jornada en el hospital, Los tres cerditos en otra edición y se me cabreó como una mona chica. Así que nunca más. Si no es la edición kalandraka, no toco los tres cerditos.

Además, los cuentos dan mucho juego para teatralizarlos. Ahora que ha estado malita, hemos hecho manualidades y hemos creado un teatro de Los tres cerditos. Pero claro, hay un problema, ella ya no quiere que sea como el libro, ella ya inventa y desarrolla la historia de otra manera. Mete en la casita a los 4 personajes, o bien los pone haciendo el trenecito, en fin.. lo vive.

Lo recomiendo muchísimo, merece la pena a pesar de ser clásico, jajajjaja. No se me enfaden, eh?

Y vosotros, ¿sois de clásicos? ¿cual de ellos os gusta y cual os repele?

domingo, 14 de enero de 2018

¿Quién mató a Alex? - Janeth G. S.


¿No os ha pasado que os habéis enganchado a un libro o a una película, sabiendo que no es lo buena que esperabais, y no hay forma humana de dejar de leer o ver? Pues así me he sentido con estos dos libros. Sí, habéis leído bien, dos porque es una bilogía. Me los he bebido enteritos, y digo bebido, no porque ande yo con las neuronas trastocadas (que también), sino porque me han durado muy poquito en las manos.

¿Quién mató a Alex? El misterio que nos une, es una novela que se cayó en mis manos cuando paseaba por los estantes de la Biblioteca de mi pueblo. Lo vi, recordé una reseña y.. no lo pude evitar, se vino a casa conmigo.


Es muy, muy intrigante. En serio, no se como lo hace la autora, pero a cada párrafo que pasa quiero saber más y más de la trama. Aunque la historia me pareciera surrealista, los personajes chocantes y la historia de amor imposible, no pude dejar de leer en ningún momento. Mi marido estaba extrañadísimo de que riera sin parar en determinadas ocasiones (y no porque fuera cómico, conste en acta), me escondiera por los rincones para huir de mis responsabilidades, y todo por un libro.
Esto me ha ocurrido en muchas ocasiones (lo de huir), para que mentiros,  pero nunca por unas novelas como estas. Es que no se describirla sin destapar nada de la trama; y si alguna vez la leéis, me gustaría que las descubrierais como yo, paso a paso y sin saltarse ninguna coma, porque, porque.... en fin... es tan, tan.. diferente, sorprendente y tan desconcertante.

No se como calificar a la protagonista: si de una histérica, esquizofrenica, loca de remate, o una chica totalmente cuerda en un mundo de locos obsesivos. Porque tiene mandanga la cosa. Yo soy ella y tras el primer capítulo me hubiera ido con los bártulos a otro sitio.

No contenta con el primer libro, decidí hacerme con el segundo porque ya que había llegado hasta ahí, QUERÍA SABER MÁS!! No podían dejarme así. Así que ¿Quién mató a Alex? El secreto desvelado llegó a mí. Y menos mal, porque me hubiera perdido el colofón, el no va mas, el sumun de rizar el rizo. Madre mía. Pero sí, seguí pegada al libro hasta la última página. Disfrutando, si se puede decir así, hasta el final. Porque disfrutar, disfrutar, pues... veréis, sí, disfruté, pero a la vez estaba asqueada, sorprendida, impresionada... Yo creo que esta historia tiene una especie de droga que no se cómo llega a nuestro organismo.


¿Las recomiendo? Pues para aquellos a los que os gusten las novelas de instituto; de amores imposibles con toques paranormales y ridículos en ciertos momentos; con discusiones familiares; con giros totalmente desconcertantes... pues sí, lo recomiendo. Son unas novelas palomiteras pero muy intrigantes.


lunes, 8 de enero de 2018

Balance literario de 2017



Aunque los dos últimos meses del año fueron algo oscuros en cuestiones anímicos y de lecturas, estoy contenta con mi 2017. No está mal pasar de 5 libros en el 2016 a 41 libros en 2017. Nada mal. Eso sí, nada que ver con los  116 libros del 2010, y los 65 del 2011, los 55 libros del 2012. Más parecido quedó los 45 del 2013, y los 44 libros leídos en el 2014.

Agrupándolos por géneros:

Romántico: 21
Misterio, aventuras y negra: 15
Infantil y juvenil: 0
Narrativa contemporánea: 3
Terror: 0
Histórica:0
Clásicos:0
Fantasía: 0
Inéditos: 0
No ficción: 0
Teatro: 0
CIFI: 0
Comic: 0

La romántica y el género policíaco siguen siendo mis géneros estrellas aunque ha ganado la romántica este año.  Sigue atragantándoseme la CIFI y la histórica pura y dura y no he dado ningún mordisco a los clásicos ni a los juveniles (aunque sí mucho a los infantiles porque se los cuento a mi niña, aunque no los contabilizo, jajjajaja).

En fin, haciendo balance, las lecturas del 2017 han sido buenas casi todas puesto que fueron muy buscadas y disfrutadas. Algunas me gustaron menos, pero no recuerdo ninguno que me hiciera desear ponerlo como tope en la mesa. Así que espero que 2018 sea igual de bueno literariamente hablando.

¿Y vosotras? ¿Cómo ha salido vuestro balance?

domingo, 7 de enero de 2018

Nuevos propósitos


Como cada enero, he hecho una lista de propósitos que me dispongo a cumplir, entre ellos, volver de nuevo a pasar por vuestros rinconcitos y compartir lecturas e ideas. Me pongo manos a la obra, y esta semana intentaré encontrar hueco para abrir la veda.
¡Feliz año nuevo con cierto retraso! Espero que los Reyes magos de Oriente se hayan portado bien con todos vosotros.
¡Nos vamos leyendo!